lunes, 1 de junio de 2009

Compilando el Castillo Rojo (parte1)

El tema de compilar las historias del Castillo Rojo sigue dando vueltas en mi cabeza. Sólo que aún no tengo algo que me lleve directamente al grano. La idea de juntar todas las historias y escribirlas me encanta, pero al mismo tiempo me abruma.

Hace un par de semanas se me vino a la mente otro proyecto relacionado, que tal vez me ayude a empezar con la escritura de el libro. La idea de diseñar un tatuaje para mi brazo donde estén los personajes principales del universo del castillo rojo.

OK, algunos van a decir: un tatuaje de "full sleeve"!!?? ... y entre los que apoyen la idea y los que traten de convencerme que desista van a estar muy equilibrados. La verdad es que de aquí a que algo de tinta llegue a mi brazo... hay un espacio de tiempo incierto. Lo que sí me llama y me mueve es la idea de crear el diseño y de llevarlo a un nivel de acabado que permita que termine grabado en mi brazo (o no, jejeje)

Así, que empecé por recapitular quienes son los personajes de las historias que valdrían la pena figurar en un tatuaje? Aquí va la lista:
- Los principes Gabriel y Valeria
- Sus compañeros y monturas Viento Ligero (el grifo) y Chichi (el unicornio)
- Alfonza, la dragona del reino
- Capurnio, el dragón de los bosques
- Lorenzo, el terrible ciempiés
- Miguel, el pez
- RedBull (un minotauro), Lobo (un lobo), Otto (un oso de anteojos) y Mugrau (una mezcla de oso, lobo y toro)
Adicionalmente están otros personajes como José (el caballero), Panzón (un troll), el rey Sapo (un sapo) que es posible que sean dejados de lado ya que no figuran mas que en una sola historia.
La idea del tatuaje viene de un recuerdo de cuando estaba en la universidad, entonces decía que "coleccionaba" cicatrices para tener algo que mostrar y contar a mis hijos y nietos. Cada cicatriz lleva una historia, una anécdota de alguna cosa que me ocurrió en algún momento. La verdad es que creo que mostrar cicatrices a los niños y contarles alguna aventura trae más riesgo que se accidenten que otra cosa. El diseño del tatuaje puede terminar en un tatuaje, pero lo más probable es que termine como un cuadro, ilustración o afiche. Pero las historias van a poder ser rescatadas de ahí.

Esto me lleva a pensar que entre los blogs, los cuentos y mis conversaciones sale la necesidad de compartir lo que voy aprendiendo. De compartir lo que he adquirido con el tiempo. Saludos!

3 comentarios:

Göttergleich dijo...

yo recuerdo aún (parte de) las historias que me contaba mi madre para ir a dormir... no eran las "clásicas historias" sino cosas inventadas por ella... anoche veía "Cuentos que no son cuentos" y la verdad me pareció muy chévere y divertida...

El hecho de crear los cuentos y compartirlos con tus hijos, hermanitos, o sobrinos... es un nivel de relación único y espectacular... Pero... los niños crecen, ellos recordarán que su papá les contaba los cuentos... y tu te acordarás de ellos... el tatuaje me parece genial... no solo los recordarás (o los tendrás escritos atesorándolos por toda tu vida), sino los llevarás contigo siempre...

Raúl dijo...

Si necesitas ayuda pa armar su brazo ilustrado, sabes que aqui estoy... un papel largo, unos lapices, una chela y listo...

Mostrok dijo...

Cerrado entonces... tenemos que ver en que momento nos juntamos para empezar con esto... jejejje